¿Por qué carajos nada nos conforma?

Si usted llamó fracasado al Tino Asprilla, Falcao García, Nairo Quintana u otro representante, por favor vea el video.

17 Jul 2020 11:38Por: Deportes.canalrcn.com

En Colombia nos hemos acostumbrado a que nada es suficiente. Todo es poco y siempre queremos más. Y en el deporte es igual, con los referentes en cada disciplina la exigencia siempre es como si la obligación de los deportistas fuera ser el número uno a toda costa y desde que medio se destacan de una comienzan las comparaciones con los grandes referentes mundiales y muchos comienzan a subirse al bus de la victoria. 

Te puede interesar: Juan Fernando Quintero se puso la '10' con su barrio

O eres el mejor o no existes, eres basura. Claro, pero apenas fallan, esos mismos aduladores son los primeros en bajarse del bus y cogerlo a palo. 

Tal vez son los llamados líderes de opinión los que se encargan de endiosar a las figuras y luego darles palo hasta verlas heridas en el piso, sufriendo en soledad. Es un círculo que se repite y que tiene que cambiar.

Miremos estos casos. 

1. Faustino Asprilla: El negro nació con un talento sin igual. En Colombia brilló y pasó a Europa. En Parma de Italia y Newcastle de Inglaterra se vio su mejor versión. Con la selección Colombia fue un gran referente, pero siempre estuvieron las críticas por su comportamiento fuera de la cancha. Cuando le hizo tres al Barcelona en Champions, brilló con la tricolor y estuvo catalogado como uno de los mejores delanteros del mundo fue “Don Tino”, claro, pero cuando tomó la decisión de hacer lo que quiso con su vida pasó a ser un “negro HP”. “Bruto”, “mediocre”, “bandido”, “mafioso”....

2. Juan Pablo Montoya: Lo de este man si que fue increíble. Seguro no va a existir nadie como él en el automovilismo colombiano, tal vez su hijo, que cuenta con todo su apoyo y que podría llegar a tener un gran respaldo económico que le permita llegar a la gran carpa de la F1. Pero volvamos al tema. Montoya llegó a la elite del automovilismo mundial a punta de verraquera, de trabajo, esfuerzo y sacrificios. Siempre estuvo en compañía de Pablo, su padre, quien siempre confió en el talento de su hijo y lo visualizó como uno de los mejores. Montoya ganó en todas las categorías que estuvo y logró un asiento en la F1. Llegó con autoridad a pelearse al mismísimo Michael Schumacher, pero de una comenzó esa presión extra, el exceso de aduladores que luego lo acabaron a punta de palo y críticas.

Si no era el mejor del mundo, no era nadie más Juancho tenía que ser mejor que Michael, exigían. Campeón o nada, prácticamente era el mensaje. Juan Pablo es un mediocre, decían cuando no lograba títulos. Y cuando el hombre se mamó del glamour de la F1, de la viajadera por el mundo y tomó la decisión de pensar en él y en su futuro, estallaron aún más. Los mismos que lo veían como posible campeón del mundo, lo bajaron de la cima con tomates en la cara, insultos, críticas. Él decidió alejarse de la prensa y de sus mismos aficionados y siguió su camino. Prefirió la comodidad de su familia, viviendo en Estados Unidos, pasó a un mundo tan lleno de flashes como el de la F1, pero él siendo la estrella. Estuvo donde quiso y su fortuna siguió creciendo.

3. Camilo Villegas: Otro que también llegó a la élite de su deporte (golf), por méritos propios y en silencio y terminó siendo acribillado por todos después de triunfar, fue el golfista colombiano Camilo Villegas. Marcó un estilo único. Con pintas extravagantes y una posición para potear en la que se agachaba como Spiderman, eso le ayudó para llamar la atención de los medios nacionales e internacionales. En el PGA Tour ganó. Se puso a nivel de los grandes como Tiger Woods, pero de una nuestra exigencia fue: a ese negro hay que ganarle o nada. Si no era el mejor no era nadie. Y el caso es el mismo. Luego llegaron lesiones, decisiones personales y la concusión de muchos fue decir que Camilo fue un mediocre que no ganó lo que debía.... otro ídolo caído en combate...

Te puede interesar: Así está el historial de títulos en el fútbol español

4. El caso de Falcao es más reciente y seguramente la mayoría de los que ven este video recuerdan la historia. El mejor nueve del mundo, llegó a ser. Con Atlético de Madrid se vio su mejor versión y con la selección fue gran figura en la eliminatoria al Mundial de Brasil 2014. Pero luego llegaron sus lesiones, su bajonazo lógico de nivel, sus momentos de lucha y ahí los siempre “LINDOS” que aprovechando su poder, lo acabaron y pusieron a muchos a destilar odio en su contra. “Exjugador”, tronco, petardo, etc, etc. Lo abandonaron y una vez más esos mismos que estaban en su bus de la victoria se bajaron y lo incendiaron, lo dejaron morir. Él siguió batallando, regresó a la elite y tuvo la humildad de abrirle las puertas de sus bus a esos mismos que lo acribillaron.

5. Nairo Quintana: 
6. Rigoberto Urán: 
7. James Rodríguez. 
8. Ahora van por ti Cuadrado, pilas. Egan, ten cuidado tu también. 

Conclusiones: 

Ya no más. Esta gente se rompe porque quiere, porque simplemente haces su trabajo. Ya nos más comparaciones. Cada uno escribe su historia y su futuro. Nadie está obligado a ser el mejor del mundo. Ese es el objetivo de muchos pero cada quién va hasta donde quiere y puede y no tiene por qué haber voces que juzguen los comportamientos personales de cada uno. 

Qué jugó bien, regular o mal. Hizo lo que tenía que hacer o no, de acuerdo, son análisis válidos, pero ataques personales, hirientes y con rabia. ya no más de eso. 

Te puede interesar: ¿James se despedirá dentro de la cancha del Real Madrid?