Deportes

Más Deportes

Jerónimo Berrío, el futuro del automovilismo colombiano

El piloto bogotano sueña con llegar a la Fórmula Uno y seguir los pasos de Juan Pablo Montoya, el único colombiano que ha estado en la gran carpa.

8 Ene 2020 17:41Por: Deportes.canalrcn.com

Jaime Henrique lo subió a un kart desde que tenía dos años. Fanático del mundo a motor y afiebrado por la velocidad, le heredó a su hijo Jerónimo Berrío la pasión por las ruedas y la adrenalina. “Me tomé en serio esto cuando quedé campeón de la Baby acá en Colombia. He logrado títulos en todas las categorías en las que he participado y espero llegar algún día a la Fórmula Uno, a ser mejor que Michael Schumacher”, dice con seguridad Jerónimo, quien es el futuro del automovilismo colombiano.

Actualmente combina sus estudios en el colegio Anglo Colombiano con los entrenamientos y las competencias de los fines de semana. Ya ha sido campeón Mundial y le ha ganado a los mejores corredores de su edad, por eso no le tiembla la voz al asegurar todo lo que espera lograr en su carrera.

“El camino es complicado, pero confiamos en su talento y en que podremos conseguir el apoyo para que él toque techo en la gran carpa”, asegura su madre, quien cuenta que sufre mucho cuando ve a su hijo en competencia, pero confía en sus capacidades. “Menos mal el no me oye todo lo que digo, porque lo pondría muy nervioso”, confiesa.

Puede leer: María Camila Osorio comenzará su primer año como profesional

El objetivo es que antes de 2022 el bogotano, de padres costeños, se pueda vincular a un equipo de Fórmula 3 o 4 y que haga su carrera en Europa. Su estilo de manejo es agresivo y él es muy fuerte mentalmente. Su mayor virtud es la concentración. Cuando se pone el casco se transforma. “No aguanta tener un carro adelante”, dice su madre.

Jerónimo, seguidor del Real Madrid, extraña en algunas ocasiones su vida común, de fiestas de cumpleaños y reuniones con amigos, a las que últimamente no puede ir porque vive ocupado en su mundo. Es afiebrado como su papá, tanto que cuando termina de correr le gusta quedarse hablando con los mecánicos sobre lo que debería hacer mejor para que el carro vaya más rápido.

Su debilidad es la hiperactividad, lo que le ha costado no poder correr en dos campeonatos mundiales, pues se ha lesionado fuera de las pistas. La primera vez fue porque se enterró un palo en la rodilla y la segunda por un golpe en la cabeza cuando montaba en un cuatrimoto.

En 2019 tuvo revancha y compitió y figuró en su primer mundial en Italia. Y eso que es sólo el comienzo. Porque piensa en grande, tiene el apoyo y lo va a lograr.