Deportes

Más Deportes

Ernesto Lucena, el primer ministro del deporte en Colombia

Este bogotano de 41 años es uno de los personajes del deporte colombiano en 2019. Se convirtió en el primer ministro del deporte en la historia del país. Es un hombre familiar, que ama hacer ejercicio y estar rodeado de gente que no traiga problemas sino soluciones.

29 Dic 2019 8:00Por: canalrcn.com

En el despacho de Ernesto Lucena no hay escritorio. Desde que fue designado por el presidente Iván Duque como director de Coldeportes, ahora Ministerio del Deporte, reorganizó su oficina. Trajo una mesa profesional de ping pong, con la que juega seguido con su equipo de trabajo, también una bicicleta estática que está ubicada en una ventana que mira hacia el parque El Salitre y en la que se desestresa cuando siente que la cabeza no le da más.

Su vida ha cambiado drásticamente en los últimos dos años, desde que cambió la docencia por el trabajo en el sector público. Mucho más en estos últimos meses, después de que se convirtió en el primer ministro del deporte en Colombia. “No hay tiempo para mis hijas, para mi esposa, para mis padres, eso duele, pero al final estoy tan contento con la labor que estoy desarrollando que se me ve, entonces ellos han logrado entender. Pero no es fácil porque en la vida ese tiempo de familia que se pierde es irrecuperable”, le dijo a deportes RCN.

El deporte siempre ha sido su refugio, de hecho, así pasó la pena de niño cuando se salió del colegio Nueva Granada. Luego fue campeón nacional infantil de squash y aunque en su momento se perfiló por la preparación académica, practicaba este deporte con frecuencia en el club El Nogal con la guía de Ángel Rodríguez, papá del campeón Miguel Ángel Rodriguez y en 2004 ganó medalla en los Juegos Nacionales.

Esa disciplina no la ha dejado de lado y todas las mañanas, después de sacar a sus hijas al bus del colegio, sale a montar en bicicleta. Dependiendo del tiempo que tenga, va Patios o hace una vuelta larga por la sabana de Bogotá.

La familia es todo para Ernesto, por eso, como jefe también intenta ser familiar. Es exigente y le gusta que la gente llegue con soluciones a los problemas, pero su idea es que el Ministerio del Deporte sea como un hogar.

2019 ha sido el mejor año en la historia del deporte colombiano, pero el ministro Lucena es consiente de que eso ha sido producto de un trabajo de sus antecesores (en Coldeprotes) y de la gallardía de los deportistas colombianos.

El broche de oro a su gestión sería lograr unos buenos resultados en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, evento al que le tiene muchas expectativas. “Tokio va a medir muchas cosas”, explica, dejando claro que habrá deportistas que irán a retirarse, otros a consolidarse y otros a comenzar su proceso. “En el deporte uno debe pensar a largo plazo”, continua, como dejando entrever que desde el Ministerio no se piensa sólo en Tokio 2020 sino en los Juegos de 2024 y 2028.

Lucena está comprometido con que su sucesor sea algún ex deportista relevante y aunque no sabe cuándo dejará su cargo, si sabe cuál es el perfil de quien llegará. “Los ministerios no son de los ministros”, dice. Espera que los deportistas de alto rendimiento se sigan preparando académicamente para que puedan llegar a la cabeza del deporte nacional a gerenciar.

Lo que más extraña de su vida normal es el tiempo en familia, por eso lo primero que hará el día que se acabe su periodo en este cargo será recuperar los espacios que no ha podido compartir con sus hijas y esposa. Eso sí, no descarta seguir vinculado al sector público, ya sea trabajando en otra cartera o incluso aspirando a un puesto por elección popular.