Deportes

Junior
Miguel Ángel Borja al Junior de Barranquilla

Barranquilla, la ciudad en la que comenzó la carrera de Miguel Ángel Borja

El delantero colombiano que podría ser anunciado en los próximos días como refuerzo del Junior de Barranquilla, disputó su primer gran partido en la vida en la capital del Atlántico, a donde volvería como gran contratación. Esta es su historia.

27 Dic 2019 16:49Por: canalrcn.com

En el barrio Escolar del municipio de Tierralta, Córdoba, creció Miguel Ángel Borja. Después de ver la escasez y el sufrimiento de su familia, siendo muy pequeño se preocupó por aportar económicamente a la casa. Comer tres veces al día era un lujo, por eso decidió rebuscarse como tocara: hacía mandados a sus vecinos y limpiaba los patios de las casas para que le pagaran y con eso llevaba comida a su hogar y juntaba unos pesos para costearse el transporte al colegio. Por las tardes, después de estudiar, se convertía en el utilero de su hermano Wálter, quien jugaba fútbol. Y haciendo esto fue que se enamoró de la pelota. Ese ambiente de fútbol le llamó la atención desde entonces y por eso soñó con ser jugador profesional.

Se inició jugando con amigos de la cuadra y en el colegio José María Córdoba, donde conoció a Lorenzo Ramírez, el dueño de la escuela Pony Gol. Miguel Ángel fue becado y allí empezó a participar en torneos departamentales. Ahí se comenzó a creer el cuento y entendió que si jugaba gratis debía marcar diferencia y no ser uno más del montón. Con ese equipo, participó de un torneo en Barranquilla, en el que se destacó y gracias a esa buena participación en la arenosa, un veedor del Envigado puso los ojos en él y con la autorización de su madre lo llevó a vivir con 13 años a una casa hogar en Envigado.

La capital del Atlántico tiene algo especial para Miguel. No sólo porque ahí fue la primera vez que deslumbró con su fútbol, sino porque desde pequeño ha sido hincha del Junior de Barranquilla, equipo al que está muy cerca de llegar, tras un paso agridulce por el Palmeiras de Brasil.

Puede leer: Esta es la convocatoria de la Selección Colombia Sub-23 para el Torneo Preolímpico 2020

Volviendo a su historia, en su categoría en el Envigado había tres costeños llamados Miguel Ángel y algún día la mamá de uno de ellos llamó a las oficinas de Envigado para reclamar que le pagaran el estudio a su hijo o lo devolvieran a casa. Gustavo Upegui, dueño del equipo, les avisó a los entrenadores que al costeño Miguel Ángel había que devolverlo a su pueblo. Aunque no era su mamá la que había llamado, a él fue quien devolvieron a su pueblo y aunque no entendió nada en ese momento, no tuvo más que aceptarlo.

Regresó a Tierralta a terminar el colegio y a seguir ayudando a su familia a sobrellevar la pobreza. Luego se probó en Millonarios y Medellín, pero no lo tiveron en cuenta. Pensó en no volver a jugar fútbol y dedicarse a trabajar en algo más productivo, pero cuando tenía 17 años le abrieron las puertas del América de Cali, club en el que terminó de formarse, para debutar más tarde en el equipo rival, el Deportivo Cali.

Cortuluá, Equidad y Livorno de Italia. Todo pasó rápido en su vida. De hecho, rápidamente le pudo construir a su madre la casa que le prometió en Tierralta. Pero deportivamente le tocó volver a empezar. No se consolidó en Europa y su renacer se dio en Independiente Santa Fe. Allí no tuvo mucha continuidad pero logró dos títulos, el de la Superliga y la Copa Sudamericana. Regresó a Cortuluá, en donde demostró la calidad de goleador que soñó ser desde niño, cuando era el utilero de su hermano.

Lea también: Sebastián Pérez y una segunda oportunidad en el fútbol argentino

Nacional le abrió sus puertas y se consolído siendo figura en la obtención del título de la Copa Libertadores de América. Dio el salto al exterior al Palmeiras de Brasil, equipo en el que de entrada brilló, pero poco a poco se comenzó a apagar su mejor fútbol, lo que lo terminó llevando a la suplencia. Claro que en este tiempo cumplió uno de sus grandes objetivos deportivos: disputar un Mundial de fútbol de mayores. Fue uno de los 23 elegidos por el técnico José Pékerman para la Copa del Mundo de Rusia 2018. Jugó un partido y no marcó gol, pero se puso la amarilla en un torneo de semejante magnitud.

Miguel Ángel, guerreando y con fe, ha cumplido cada una de las metas que se ha trazado. Su regreso al fútbol profesional colombiano, lo convierte en uno de los fichajes estrella que tendrá el 2020. Junior de Barranquilla sigue sumando fichas para poder competir en la competencia más importante del continente, la Copa Libertadores 2020.

Te puede interesar