Deportes

Deportivo Cali
Exdirigente del Cali se defiende de acusaciones por corrupción

Exdirigente del Cali se defiende de acusaciones por corrupción

El exsecretario técnico del club azucarero dio un paso al costado por las presiones de un sector de la hinchada, quienes lo acusaban de utilizar a la institución para su propio beneficio. Se defiende.

12 Dic 2019 18:10Por: canalrcn.com

Miguel Cardona, exsecretario técnico del Deportivo Cali, renunció al club porque se cansó de la presión y los rumores que decían que utilizó a la institución para beneficio propio. A pesar del buen rendimiento deportivo del equipo y de que muchos de sus recomendados terminaron brillando, como es el caso de Juan Ignacio Dinenno o Agustín Palavecino, la no obtención de un título desató una molestia generalizada por parte de la hinchada, quien la cogió contra él y lo culpó de una serie de cosas que en dialogo con este portal desmiente.

Desde que Juan Fernando Mejía asumió la presidencia del club, su misión fue encargarse de controlar la llegada y salida de jugadores, pensando más en un proyecto deportivo a largo plazo que en complacer los deseos particulares del técnico de turno.  

Su preparación académica para desempeñar este cargo se dio en gran parte en Argentina, en donde comenzó su recorrido en el mundo del fútbol. Allá trabajó como scout (viendo nuevos talentos) y conoció muchas agencias deportivas.

Entre las acusaciones que le dicen, es que benefició a la agencia Futbol Pro, quien cerró el negocio de la venta de Nicolás Benedetti al América de México y firmó a jugadores de cantera con la ayuda de Miguel. “Yo nunca he trabajado para Fútbol Pro ni he beneficiado en nada su firma de contratos a jugadores de la cantera. En Argentina los conocí, como a muchos otros empresarios, pero no más”, explica.

“Hay cuatro jugadores de la cantera que son representados por ellos: los arqueros Alejandro Rodríguez y Miguel Sánchez, y los defensas Kevin Moreno y Santiago Sandoval”, asegura. Además, dice que nunca recomendó a algún canterano firmar con un empresario en particular, sino que “en el Deportivo Cali asesoramos a nuestros juveniles y a sus familiares para que tengan empresarios serios y no cualquier persona que los vaya a tumbar después, pero nunca tomamos la decisión por ellos, son finalmente los que eligen a sus representantes pensando en un mejor futuro”, asegura.

Le puede interesar: Wilder Medina se defiende: “Yo nunca he consumido bazuco”

Respecto a la no llegada de Duván Vergara al Deportivo Cali, antes de que firmara con América, Cardona dice que desde su posición se hizo todo lo posible por vincular a este talentoso jugador al equipo, sin embargo, todo se cayó a última hora por decisiones ajenas a él. “Se dicen muchas barbaridades, que no llegó porque yo estaba pidiendo plata o beneficiándome, pero nada de eso es así. Creo que él hubiese sido un gran refuerzo. También estuvimos cerca de traer un central uruguayo que jugaba en Ecuador y que por la misma razón de Vergara, no llegó”, afirma.

Se dice que Lucas Pusineri se fue en gran parte porque no se aguantaba más que no lo tuvieran en cuenta en las decisiones de refuerzos, pero Cardona asegura que su relación con el DT argentino siempre fue cordial y que de hecho él fue uno de los que más presionó para que él fuera entrenador del cuadro azucarero. “Él siempre daba las posiciones que necesitaba, pero no podía interferir en los nombres porque el proyecto del Cali es contratar a nivel institucional, no para complacer al DT”, dice. “La decisión de su salda nada tiene que ver conmigo”, responde.

Finalmente, dice que todo este mal ambiente que se generó fue porque hay personas que no se ven beneficiadas por la nueva estructura del club y tienen envidias de que una persona como él tuviera este cargo. “Yo tengo la conciencia tranquila porque hice siempre las cosas bien. Hay gente que dice que no era la forma de contratar, pero Juan Ignacio Dinenno o Agustín Palavecino son de la institución y el día que se vendan dirán otra cosa”. El goleador fue comprado por 650 mil dólares y ahora está tazado en cerca de cinco millones de dólares. Palavecino costó 400 mil dólares y el día que se venda no serpa por menos de cuatro millones. “La forma de contratar dio resultado deportivo y económico”, cierra tajantemente el joven dirigente que ahora espera por nuevas oportunidades laborales.

“Tengo propuestas de tres o cuatro equipos de Colombia y dos o tres en el exterior. Voy a pensar bien que voy a hacer. Pero ahora debo despejarme, darle tiempo a mi familia y recargarme para seguir creciendo profesionalmente”, concluye.

Te puede interesar