Deportes

América de Cali

Michael Rangel, el futbolista empírico que terminó goleador del América

El santandereano de 28 años fue la gran figura del cuadro escarlata en este semestre, el cual terminó con la estrella 14.

7 Dic 2019 18:27Por: canalrcn.com

Oriol Rangel y Eddy Valencia, los papás de Michael Rangel, no pudieron darle gusto a su hijo con su deseo de meterlo a una escuela de fútbol por falta de recursos económicos. Por eso, al pequeño le tocaba aprovechar las clases de educación física y los entrenamientos con el equipo de fútbol del colegio Inem de Bucaramanga, para mejorar. Desde que apenas podía caminar, jugó fútbol en su barrio, siempre con unas condiciones físicas superiores a las de los amigos de su edad. Le gustaba ser delantero y casi siempre hacía goles de cabeza. Desde la categoría infantil sobresalió, pero sus papás prefirieron que se enfocara en el estudio y dejara el balompié de lado, pero él fue terco e insistió.

No era fácil, pues por más talento que tuviera, sin pagar no lo dejaban jugar en escuelas, y cuando el Inem Karengo (equipo de su colegio) se acabó, le tocó entrenar y jugar por su cuenta en su barrio, Zapamanga, en Bucaramanga. A pocas cuadras de su casa había una cancha en la que entrenaba casi todas las tardes. Todo empírico porque no había un entrenador y eran sus amigos los que le indicaban qué hacer: le tiraban centros para que él cabeceara e hiciera chilenas. De ahí las habilidades que hoy en día tiene en el juego aéreo. Desde que tiene uso de razón, el santandereano ha estado pegado a un balón de fútbol. Cuando ya era de noche y debía entrar a su casa, abrazaba la pelota como si fuera un peluche y se quedaba dormido sobre la cama.

Cuando pudo integrar un equipo le tocaba caminar por más de 50 minutos, porque no había plata para el pasaje del bus. Por lo general llegaba cuando el partido ya estaba en el entretiempo, pero los entrenadores confiaban tanto en él que lo metían y gracias a sus goles el equipo hacía remontadas memorables.

Lee también: Así fue el estreno del VAR en el fútbol colombiano: Final América-Junior

Con 16 años llegó a jugar en la primera C. Fue una época complicada porque seguía sin tener ingresos y muchas veces se iba a entrenar sin desayunar o simplemente con un agua de panela. Fue Alonso Lizarazo, un directivo de Santander, quien lo llevó a jugar al Junior de Barranquilla. Entrenaba con el segundo equipo, sin embargo, Diego Édison Umaña, técnico del cuadro tiburón en ese momento, lo ascendió al equipo profesional a los 17 años. Allá recibió su primer sueldo y de alguna manera pudo demostrarle a sus papás que como futbolista podría ayudarlos. El Júnior le pagaba $515.000, de los cuales se quedaba con $200.000 y le consignaba el resto a Oriol, su padre, quien debía mantener a su esposa y sus otros cinco hijos.

Le puede interesar: Los números que dejó la Liga Águila 2019-2

Sólo se abrió un espacio en el fútbol. Alianza Petrolera, Santa Fe, Atlético Nacional, Millonarios, Junior, Kasimpasa de Turquía, Atlético Bucaramanga, otra vez Junior y América de Cali. Además del título que ganó en este diciembre de 2019 con el cuadro escarlata, también ha dado vueltas olímpicas con Santa Fe y Junior.

No se sabe si seguirá su carrera en América, pero lo que se sabe es que el empirismo es un camino que se puede elegir si es que se quiere ser futbolista profesional, Michael Rangel es ejemplo de eso.