Deportes

Selección Colombia
Juan Guillermo Cuadrado

Juan Guillermo Cuadrado

Juan Guillermo Cuadrado y su lucha ante la adversidad

Su coraje, fuerza y ganas de salir adelante le alcanzaron para sobreponerse a la trágica muerte de su padre, la pobreza y la falta de oportunidades. Hoy, a sus 32 años, es uno de los futbolistas colombianos más exitosos.

26 May 2020 15:17Por: Deportes.canalrcn.com

Los tiros sonaron y el instinto llevó al pequeño Juan Guillermo a esconderse debajo de su cama. En el Municipio de Necoclí, Antioquia, el eco de las balas se volvió un sonido ambiente a comienzo de la década de los 90. Oir tiros y pajaros cantar era algo igual de común. Por eso, la enseñanasa de Guillermo su padre, siempre fue agacharse o esconderse cuando llegara una situación de este tipo. Claro que un día, al salirse de su escondite, Juan Guillermo encontró a su padre Guillermo muerto. Entonces fue Marcela Bello, su madre, quien quedó como cabeza del hogar, a quien le tocó comenzar a trabajar en las bananeras de Apartadó, en las que lavaba y empacaba bananos de exportación para conseguir recursos que le permitieran darle de comer a su hijo y también para costear los ocho mil pesos que le costaba la mensualidad de la escuela de fútbol Mingo de Necoclí, en la que Juan comenzó a jugar.

Juan Guillermo caminó rápido, pero la mejor forma de que diera varios pasos era poniendole un balón unos metros adelante para que se esforzara por avanzar y pateara. Luego, cuando dominaba la caminada, tocaba tener cuidado porque pateaba todo lo que se le atravesava.

Puede leer: Felices 32, ‘Panita’: los mensajes para Cuadrado de los jugadores de la Selección y Juventus

Cuando la violencia en el Urabá creció aun más, su madre cambió de trabajo y fue a administrar una heladería en Apartadó, mientras tanto Juan Guillermo se quedó con su abuela en Necoclí para poder seguir entrenando fútbol. Esa fue la primera vez que el pequeño, de entonces seis años, se separó de su madre. Al poco tiempo se fue a vivir con ella y pasó a jugar con la escuela Manchester Fútbol Club de Apartadó, en donde comenzó a disputar torneos departamentales.

Si Juan Guillermo rendía académicamente, podía ir a entrenar. De lo contrario, no. Así que por eso nunca descuidó el estudio, ni siquiera cuando se fue a vivir solo a Cali a la edad de 12 años. Marcela lo autorizó y queien se encargó del pequeño fue Nelson Gallego, por ese entonces entrenador de divisiones menores del Deportivo Cali y quien había conocido a Juan Guillermo gracias a Agustín Garizabalo, un veedor del equipo caleño en Barranquilla.

Lee también: ¡Feliz cumpleaños, Juan Guillermo Cuadrado!

Su descubrimiento se dio en Barahona, Atlántico. Juan había sido el jugador estrella del Toreno Asefal y por eso Garizabalo lo recomendó al Cali en donde al princpio le abrieron las puertas pero luego se las cerraron de un momento a otro porque lo vieron muy flaco.

Nelson fue el padre que la guerra le quitó a Juan Guillermo. No sólo le enseñó conceptos técnicos en el fútbol, sino principios de vida que todavía pone en practica. Fue Gallego quien lo llevó a hacer parte del Independiente Medellín, equipo con el que debutó como profesional y le dio la vitrina necesaria para dar el salto al fútbol europeo.

El pequeño ya ha crecido. Tiene 32 años y tras sembrar, está cosechando. Es uno de los futbolistas colombianos más exisotos de la historia, juega en uno de los clubes más grandes del mundo, en la Juventus de Itlia, es excelente padre, esposo e hijo. Pegado de Dios, porque es creyente, ha conseguido lo que soñó. Dios, el amor y el fútbol le han devuelto lo que la guerra le quitó.

 

Te puede interesar