Deportes

Fútbol Internacional

Goleada y silencio en el clásico de Berlín por Bundesliga

El Hertha había estado en el centro de las críticas la semana pasada, cuando sus jugadores celebraron un tanto con contactos demasiados cercanos en tiempos de pandemia.

22 May 2020 16:33Por: Deportes.canalrcn.com

El Hertha (10º) ganó por 4-0 al Unión (12º) en el derbi de Berlín, este viernes en el Estadio Olímpico de la capital alemana, sin espectadores debido a la pandemia de coronavirus, en el partido que levantó el telón de la 27ª fecha de la Bundesliga.

Vedad Ibisevic (51), Dodi Lukebakio (52), el brasileño de 20 años Matheus Cunha (61) y Dedryck Boyata (77) firmaron la revancha del Hertha, batido por 1-0 en la ida, en el primer derbi en primera división entre ambos clubes.

Aquel duelo en noviembre quedó marcado por los fuegos artificiales, las bengalas y los enfrentamientos entre los hinchas. Todo lo contrario a lo sucedido este viernes, con una goleada sin ruido, en un Olímpico completamente vacío como testigo.

Como estaba previsto, se guardó un minuto de silencio por los fallecidos por el coronavirus, más de 8.000 en Alemania y al menos 335.000 en el mundo. Los jugadores de ambos equipos lucieron brazaletes negros.

El mismo protocolo de duelo se mantendrá en el resto de partidos de la Bundesliga de este fin de semana, así como en los de la próxima fecha, que se disputará entre el martes y el miércoles.

Si la ida fue un carrusel de emociones, el partido de vuelta también tuvo su alma, a pesar del silencio. El Hertha mereció el triunfo, sumando varias opciones de gol ya en el primer tiempo; Lukebakio (18 y 47), Cunha (28 y 39). 

Te puede interesar: ¿Sebastián Villa irá a prisión? Justicia argentina se pronuncia

Pero fue el veterano bosnio Vedad Ibisevic, de 35 años, el que abrió la cuenta, con un bonito remate al inicio de la segunda parte. Tras el saque de centro, Lukebakio hizo el 2-0, dejando casi sin opciones de remontada al Unión.

Ahí fue cuando el coronavirus apareció como una presencia angustiosa. Mientras que sus compañeros se dejaban llevar por la emoción para abrazarlos, ambos goleadores tuvieron la misma actitud: Brazos extendidos delante de ellos haciendo señales de guardar la distancia... Incluso la frustración de no poder dar rienda suelta a la alegría se reflejaba en sus rostros y gestos.

Ibisevic tocó los codos de sus compañeros y dio un cabezazo cariñoso en el pecho a uno de ellos. 

La Liga de Fútbol Alemana, cuya reanudación se sostiene en un frágil equilibrio ligado a un estricto protocolo sanitario, exige a los jugadores actitudes ejemplares en puntos como el distanciamiento social.

Te puede interesar