Gareca, previo a la final: "Si tengo que elegir un momento para enfrentar a Brasil, es este"

7 Jul 2019 6:55:20 | Por: Deportes RCN

Ricardo Gareca habló previo a la final entre Brasil y Perú por la Copa América 2019.

El entrenador de la Selección de Perú, el argentino Ricardo Gareca, aseguró a un día de la final de la Copa América que disputará contra Brasil, que si tuviera que elegir un momento para enfrentar a la 'Canarinha' sería el actual, con su equipo en un "momento ideal" tras eliminar a Uruguay y Chile.

"Vamos a enfrentar un gran momento de Brasil que se sostiene, en el momento ideal nuestro. Venimos de ganar a dos selecciones muy fuertes, como Uruguay y Chile, y eso nos ha fortalecido. Si tengo que elegir un momento para enfrentar a Brasil es este, como llegamos nosotros, es importante", consideró el preparador en la sala de prensa del estadio Maracaná de Río de Janeiro.

El preparador de la 'Blanquirroja' confirmó que sus jugadores están "totalmente recuperados" -acabaron el partido contra Chile con molestias André Carrillo y Edison Flores, que compareció junto a él y aseguró que está listo para jugar- y que eso le da "tranquilidad".

Gareca dijo que la parte emocional es "lo que menos le preocupa" porque está centrado "estrictamente en lo futbolístico", ya que sus jugadores son "muchachos muy fuertes", acostumbrados a disputar partidos de tensión, como los que vivieron para obtener la clasificación del Mundial de Rusia 2018.

Perú aspira a tener el balón ante Brasil, explicó Gareca, ya que es la forma de jugar que más les favorece, por lo que confirmó que intentarán hacer un juego ofensivo.

"La tenencia es importante, y más con una selección como Brasil. Apuntamos a poder sacarle la pelota, sabemos que va a ser muy dividido, pero cuanto más podamos tenerla nosotros mejor. Es importante atacar a Brasil, para nosotros es importante la búsqueda del triunfo, estamos acostumbrados a eso", explicó.

No obstante, la selección peruana sufrió un mal antecedente en la fase de grupos, en la que cayó por 0-5 precisamente contra Brasil, en el Arena Corinthians de Sao Paulo.

"No sé que va a pasar, si será lo mismo o totalmente diferente. Ambicionamos que sea totalmente diferente, pero no puedo pronosticar nada", dijo el técnico cuando fue preguntado por ese antecedente.

Preguntado por la ausencia de Neymar en Brasil, lesionado justo antes de la Copa América, Gareca recordó que la selección brasileña ha resuelto "partidos muy importantes" aún sin él, no ha recibido goles en esta Copa y se ha mostrado "muy sólida".

"En el partido contra Argentina, si bien Argentina hizo cosas bien como para llevárselo, venció y se llevó la portería a cero", agregó sobre la semifinal que Brasil ganó 2-0 a la selección albiceleste.

Gareca destacó su "convencimiento de la capacidad del jugador peruano" y dijo que su tiempo al frente de la selección le ha confirmado que los futbolistas del país andino "no solo tiene técnica, sino capacidad física, mental, compromiso...".

El seleccionador de Perú aseguró que confía en los arbitrajes y en el VAR, aunque señaló que tendrá que "mejorar algunos aspectos", como que deje de ser tan "hermético" a la hora de mostrar quién toma las decisiones.

"Se tendrá que ver quién toma las decisiones finales, y que todo el mundo podamos ver qué decisión se toma. Hoy en día está muy hermético todo eso, me parece que eso será para revisar", opinó Gareca.

El técnico aseguró que la 'Blanquirroja' va a "dar todo" para obtener la victoria, ya que esta final es "un acontecimiento importante que está viviendo todo el país". "Perú está en condiciones hoy por hoy de ambicionar un campeonato como el que se va a jugar mañana", añadió.

Un momento también importante a nivel personal para Ricardo Gareca: "Llegar a una final de una Copa es un momento único, que estoy viviendo a pleno. En cuanto a magnitud y trascendencia es algo que excede, lo tomo como algo muy importante", confesó.

Perú disputará mañana en el Maracaná contra Brasil la primera final de la Copa América en 44 años, después de la de 1975, en la que aspira a sorprender a la anfitriona y lograr su tercer título.