La historia de Luis Fernando Muriel y su pueblo Santo Tomás

Luis Fernando Muriel - AFP

Entre vallenato y fútbol, así surgió Luis Fernando Muriel: el orgullo de Santo Tomás

En DeportesRCN, hablamos con Elizabeth Fruto, madre de Luis Fernando Muriel quien nos contó su hermosa historia.

9 Jul 2020 12:16Por: Deportes.canalrcn.com

Cómo una buena historia de Vallenato, inspirada en las calles de Santo Tomás, en el departamento del Atlántico, así es la historia de Luis Fernando Muriel. El goleador colombiano que la rompe en el Atalanta y que este miércoles superó sus 90 goles en territorio europeo. Un ejemplo de futbolista, de persona y sobre todo de hijo.

Lee también aquí: Luis Muriel llegó a los 90 goles en Europa

En Deportes RCN hablamos con su madre, Elizabeth Fruto, quien nos contó sus inicios, los momentos difíciles que pasó y las claves para que hoy sea uno de los delanteros colombianos con mejor presente en el fútbol de Europa junto a Duván Zapata.

Sus mejillas que se marcan cuando sonríe, su forma alegre de ver y vivir la vida en las dificultades, son algunos de los detalles que Luis Fernando Muriel lleva con orgullo para decir que es oriundo de Santo Tomás. Un pueblo ubicado en el Atlántico, entre sus calles, siempre debe haber una parranda en cada esquina con una caja y un acordeón.

“En las calles se juega mucho, en el barrio y un tío mío tenía un equipo que se llamaba Las Palmeras a la edad de 5 años, ahí fue donde inicio “.

Así se crió Muriel, quien según relata su madre, desde los 5 años empezó a mostrar por las calles de su amado pueblo lo que iba a hacer.

“Desde los 5 años que empezó jugando, él mostró prácticamente lo que iba a hacer, un buen jugador, él siempre jugaba en categorías mayores de la edad que tenía, le pusieron el apodo de Valenciano, uno se daba cuenta de que él tenía futuro si él se lo proponía podía llegar lejos, y creo que todavía puede llegar aún más lejos” relató.

Lee también: El día que Muriel pensó en no jugar fútbol

Pero no todo era fútbol, el estudio era parte importante para su madre y ella así recuerda el paso de Muriel por las aulas: “En la primaria y secundaria fue siempre buen alumno, en el último año solamente ya estaba jugando en la escuela barranquillera, entonces él no quería graduarse porque ya estaba enfocado en el fútbol, y él decía que ya se iba para Cali, y finalmente se fue y ese año no lo alcanzó a terminar, pero yo lo regañaba para que lo terminara”.

Y así fue como inició, pero en el camino hubo momentos muy duros en los que llegó a pensar que el fútbol ya no era una opción: “Él estuvo en las inferiores del Junior, todo iba bien, cuando llegó lo empezaron a sacar porque le decían que era muy pequeño y no iba a crecer, entonces lo sacaron, después tuvo una tendinitis y fueron momentos duros, pero el profesor Álvaro Núñez lo rescató y se lo llevó a la escuela barranquillera”.

Elizabeth también recuerda con emoción esos esfuerzos que como padres, junto a su esposo, hicieron para que Luis Fernando Muriel cumpliera su sueño: “Mi esposo era taxista, yo siempre he sido ama de casa, terminé el bachillerato y no tuve la oportunidad de seguir estudiando, él papá se esforzaba por comprarle los guayos, llevarle a los entrenamientos, en la escuela lo apadrinó una familia y siempre estoy agradecido con ellos, él se iba los fines de semana y poder jugar los partidos, él vendía boleticas para completar para los pasajes y le tocó duro”.

La madre de Muriel recordó la anécdota de cuándo le tocó irse al delantero en bus durante un día completo para llegar a Cali y que le dijeran que se tenía que devolver: “Le tocó irse en bus antes no había para avión, eso fue feo fueron 24 horas en un bus, él decía que era la primera y última vez que se iba en un carro”.

Lee también aquí: James y el valor actual de los futbolistas colombianos en Europa

En el cuadro ‘Azucarero’ fue la primera vez que Muriel empezó a vivir solo y eso es algo que a su madre le dolió porque se fue desde los 16 años: “Triste porque era la primera vez que él salía de la casa y era un niño porque tenía 16 años e irse para otras tierras, pero eso fue doloroso para una madre, gracias a Dios esos esfuerzos valieron la pena”.

Otro momento difícil para Muriel fue cuando José Pékerman le dio la noticia de su ausencia en el Mundial de Brasil 2014: “Fueron momentos tristes, porque como dice uno lo bajaron del avión y de un momento a otro lo bajaron, fue al comienzo duro, pero con la satisfacción de que no había que perder las esperanzas, de pronto no fue en ese momento, pero mire que se le dio en el 2018 y le fue muy bien”.

Por otra parte, su madre nos habló de su amor por el vallenato y las raíces de donde tomó ese gusto por el acordeón: “Le gusta bastante el vallenato y la yuca, a mí me gusta bastante y a mi esposo la salsa, a Luis Fernando le gusta mucho, desde Génova ya recibía clases de acordeón”.

Elizabeth sufre también la no titularidad de Muriel en el Atalanta, pero se muestra feliz por sus goles: “A diario hablo con él, por la cuestión de la pandemia no hemos podido viajar a estar con él, pero siempre estoy hablando, le digo que sea esfuerce y si Dios lo tiene por allá es porque tiene un propósito con él, pero que no se desmotive de porque no es titular, él quisiera ser titular siempre, pero si no se le dan las cosas es por algo, pero mire que apenas entra siempre marca”.

Finalmente, ella describe en una frase lo que ha sido toda la carrera de su hijo: “Él nunca bajó los brazos, siempre tuvo la fe que iba a llegar al fútbol profesional, de pronto no pensó que iba a saltar rápido al fútbol europeo, pero siempre con las esperanzas que iba a ser grande en el fútbol”.

Te puede interesar