Deportes

Fútbol Internacional
Luis Fernando Muriel, goleador del Atalanta

Luis Fernando Muriel, goleador del Atalanta y el día que pensó en no jugar fútbol / Foto: AFP

El día que Muriel pensó en no jugar fútbol

El goleador actual del Atalanta, Luis Fernando Muriel, dudo en algún momento dedicarse al fútbol profesionalmente.

9 Jul 2020 10:52Por: Deportes.canalrcn.com

 PENSAR QUE NO QUERÍA JUGAR MÁS 

Después de 4 años en divisiones menores de Junior, y a raíz de una lesión en un glúteo, Muriel había decidido abandonar los entrenamientos y dedicarse a jugar en el pueblo solo partidos de “recochas”, como él dijo. Pero el torneo Asefal de mitad de año sería su puerta para una nueva aventura.

Lee también aquí: Luis Muriel llegó a los 90 goles en Europa

Cuenta Álvaro Núñez que cuando fue a buscarlo a Santo Tomás para invitarlo a que reforzara a la Escuela Barranquillera, categoría 91, que él dirigía, Luis Fernando estaba jugando en la calle y cuando lo vio venir en su moto corrió y se escondió debajo de la cama. Ahí fueron a buscarlo sus papás para convencerlo; se resistió un poco porque ya no le parecía muy atractivo volver a entrenar y bajar de peso (le decían Valenciano, por goleador y por gordo) pero lograron sacarlo de esa intransigencia y fue uno de los destacados en ese torneo, donde se alzaron con el título.

También lo vio el técnico del Cali, equipo al que se enfrentaron en la semifinal y se interesó en él. Pero era bien difícil el asunto porque Muriel aún estaba bajo el registro de Junior y con esa actuación en ese torneo se había vuelto vigente. Finalmente, tres meses después, Junior le entregó el “paz y salvo” y ahí fue inscrito por la Escuela Barranquillera en el torneo nacional sub17 y convocado a la selección Atlántico Juvenil.

Después de un seguimiento de varios meses, fue vinculado al Deportivo Cali. Ahí comenzó su carrera que hoy lo tiene brillando en Europa. 

Lee también aquí: James y el valor actual de los futbolistas colombianos en Europa

Ver esta publicación en Instagram

Y PENSAR QUE NO QUERÍA JUGAR MÁS Después de 4 años en divisiones menores de Junior, y a raíz de una lesión en un glúteo, Muriel había decidido abandonar los entrenamientos y dedicarse a jugar en el pueblo solo partidos de “recochas”, como él dijo. Pero el torneo Asefal de mitad de año sería su puerta para una nueva aventura. Cuenta Álvaro Núñez que cuando fue a buscarlo a Santo Tomás para invitarlo a que reforzara a la Escuela Barranquillera, categoría 91, que él dirigía, Luis Fernando estaba jugando en la calle y cuando lo vio venir en su moto corrió y se escondió debajo de la cama. Ahí fueron a buscarlo sus papás para convencerlo; se resistió un poco porque ya no le parecía muy atractivo volver a entrenar y bajar de peso (le decían Valenciano, por goleador y por gordo) pero lograron sacarlo de esa intransigencia y fue uno de los destacados en ese torneo, donde se alzaron con el título. También lo vio el técnico del Cali, equipo al que se enfrentaron en la semifinal y se interesó en él. Pero era bien difícil el asunto porque Muriel aún estaba bajo el registro de Junior y con esa actuación en ese torneo se había vuelto vigente. Finalmente, tres meses después, Junior le entregó el “paz y salvo” y ahí fue inscrito por la Escuela Barranquillera en el torneo nacional sub17 y convocado a la selección Atlántico Juvenil. Después de un seguimiento de varios meses, fue vinculado al Deportivo Cali. Ahí comenzó su carrera que hoy lo tiene brillando en Europa

Una publicación compartida por Deportes RCN (@deportesrcn) el

Te puede interesar