Deportes

Fútbol Internacional
Pancartas amenazante de los hinchas del Hoffenheim a Dietmar Hopp. AFP

Bundesliga: continúa la guerra entre ultraseguidores y dirigentes del fútbol alemán

La guerra abierta entre los ultras y las instancias del fútbol alemán amenaza la jornada 25 de la ‘Bundes’.

6 Mar 2020 12:39Por: canalrcn.com

Una organización que junta a varios ultraseguidores de diversos clubes alemanes ha amenazado con provocar interrupciones y hasta la terminación adelantada de los partidos de la fecha 25 de la Bundesliga.  

"Asumiremos nuevas interrupciones de los partidos", aseguró este viernes el grupo de ultras 'Fanszenen Deutschland' en un comunicado, haciendo referencia a los parones de los partidos Hoffenheim-Bayern y Union Berlín-Wolfsburgo el pasado fin de semana.

Los árbitros interrumpieron estos partidos después de que los ultras mostraran desde la grada banderas insultantes y amenazantes hacia el presidente del Hoffenheim Dietmar Hopp, que encarna, según los radicales el fútbol como negocio, contrario a la arraigada visión popular de este deporte en el país.

Dortmund, sancionado

En el origen del conflicto se sitúa una sanción impuesta por la Federación Alemana a la hinchada del Dortmund, que tendrán prohibido desplazarse durante dos años a Hoffenheim tras haber insultado de gravedad a Hopp, el millonario que ha permitido a ese club subir de la octava división a la primera en dos décadas.

Ultras de todo el país se solidarizaron contra las "sanciones colectivas" hacia sus colegas del 'Muro Amarillo', con banderas anti-Hopp y anti-DFB en los estadios el pasado fin de semana, además de insultos a la liga y a la federación.

La raíz del problema tiene una parte ideológica. Los ultras "tradicionalistas" alemanes rechazan la llegada de potentes inversores, como Hopp, a los clubes de la Bundesliga para evitar modelos como el del PSG o el del Manchester City.

Más noticias: Juan Pablo Sorín elogia a los colombianos de River: "Juanfer es fantástico, Borré es pícaro y Carrascal es talentoso"

"Que alguien con medios económicos ilimitados se compre un club en Bundesliga algunos lo encontrarán bien. Pero los hinchas no, ese es el fondo del problema. Estos clubes no juegan con los mismos medios que los otros", resume Holger Keye, representante de los ultras del Union Berlin, un club orgulloso de sus raíces asociativas.

En el fondo, la liga alemana comparte esta visión. En 1998 instauró la famosa regla "50+1", que prohíbe a alguien tener la mayoría absoluta de las acciones de un club.

Pero, preocupada por sus ingresos, se ha mostrado más pragmática últimamente. Wolfsburgo y Leverkusen, por ejemplo, eran propiedad en origen de Volkswagen y de la química Bayer. Pero una cláusula se añadió, permitiendo a un inversor convertirse en mayoritario si ha financiado el club al menos desde hace 20 años.

Defensores del 'Fankultur'

Este es el caso de Hopp. Y los defensores de la tradición ven en el Hoffenheim un atentado contra el sagrado 'Fankultur' alemán, "la cultura de los fans".

Antes que un espectáculo, el fútbol en Alemania es una actividad social y ciudadana. Los miembros de los clubes tienen derecho a voto en sus asambleas generales y están asociados a la gestión.

El Bayern Múnich cuenta con unos 293.000 miembros, mientras que Dortmund y Schalke rondan los 155.000.

"Las interrupciones de partidos y las sanciones colectivas no pueden ser una solución. Hace falta un diálogo de igual a igual, en el que todas las partes sean responsables", señala Stefan Reuter, director ejecutivo del Augsburgo

Los ultras no parecen estar por la labor de recular. "Con sanciones colectivas para proteger a un millonario la DFB muestra su verdadera cara. Se trata ni más ni menos que un ataque contra nuestra cultura y valores", señalaron este viernes.

Lee también: Sin dos de sus figuras, Brasil anuncia su convocatoria para el debut en las Eliminatorias

Te puede interesar